Sabemos que una de las mayores preocupaciones que tiene el ser humano cuando decide cambiar de residencia y de ciudad es la de sentirse cómodo y a gusto en el nuevo lugar. Esto es normal ya que la mente, entre otras cosas, la tenemos para cuestionar. Y también tiene la necesidad de tomar la decisión acertada para nuestra superviviencia física y emocional. Y esa decisión tiene que responder positivamente a la pregunta: ¿vivir en un coliving rural es como vivir en casa? 

Tanto los teletrabajadores y nómada digitales como los viejenials tenéis esta duda. A los primeros os pesa menos y sois más decididos que los segundos pero ambos queréis vivir en un coliving rural como vivís en vuestra casa. Más adelante detallamos exactamente a qué nos referimos con «vivir como en casa» y algunas diferencias más entre la sensación y el estado emocional, y el modo de vida que se experimenta.

¿Cómo experimenta un viejenial el cambio vivir en su casa a vivir en un coliving rural?

A veces, tanto es el miedo a que nuestra sensación de bienestar cambie que preferimos lo malo conocido que lo bueno por conocer. El propio miedo es el que te manda ese mensaje de: «como en casa, en mi casa actual, en ningún sitio». Aunque en el lugar en el que vas pasen las horas y cuando acabemos el día sientas que el tiempo lo has compartido con la tele y poco más, vivas en soledad en vez de en solitud o necesites una ayuda que nadie te da.

Si a esta realidad se le suma la de que llegará un momento en el que si quieres sentir esa compañía y librarte de las tareas del hogar la solución es la de una residencia de ancianos. ¿Esta palabra asusta, verdad? Pues tranquilo porque hay otras alternativas y posibilidades, no tienes por qué vivir en una redidencia de ancianos si te sientes sano, activo y quieres elegir otro tipo de círculo social. Y La verdad es que son más los que prefieren vivir en una residencia altenativa que no en una residencia al uso si su salud se lo permite, pero el interrogante es el mismo: ¿me sentiré como en casa? 

¿Y los teletrabajadores y nómadas digitales tienen miedo de no sentirse en casa cuando vivan en un coliving rural?

Quizás por la edad y por el momento de vida en el que se encuentran, los teletrabajadores y nómadas digitales no tienen tanto miedo de dar ese paso incluso lo ven como una experiencia diferente y divertida. A la idea de trabajar en remoto desde un lugar tranquilo, rodeado de naturaleza y económico, no tiene ningún pero.

Aun así os podéis quedar a leer los dos aspectos claves que hay que diferenciar ya que vosotros los vais a vivir de igual manera:

¿Vas a tener la sensación de estar en casa? 

Nosotros te damos la privacidad y libertad para que así sea. Puede que vengas para un mes, dos, tres, y desde el primer día que cruces la puerta de La Casona queremos que este coliving se convierta en tu hogar. Fuera de ti todo está preparado para que te sientas como en casa pero no te olvides de que la sensación de sentirse en casa también pasa por cómo lo vivas tú por dentro. Así que creemos que lo más sensato es dejarse llevar en esta experiencia y permitirte darte rienda suelta para poder sentirte a gusto.

¿En un coliving rural vas a vivir del mismo modo en el que vives en tu casa?

No sabemos cómo vives actualmente pero sí sabemos cómo se vive en La Casona. En este coliving no se vive, se convive, se pertenece a una comunidad de personas que buscan lo mismo que tú: una manera diferente de vivir basada en el trato humano y la sostenibilidad. Tienes tu habitación, tu baño y tus momentos de solitud; a la vez que sientes compañía, puedes colaborar en la casa, hacer actividades y compartir e intercambiar conversaciones, experiencias y emociones.

Y en cuanto a la zona… el otro día leíamos la experiencia de Jasper, un holandés casado con una infanteña. Se dedican al márketing digital, copywriting y diseño web. Han decidido teletrabajar desde la naturaleza, desde aquí: Villanueva de los Infantes en concreto. Después de tomarle el pulso a este pueblo, Jasper llegó a la conslusión de que hacerse la pregunta: «¿qué hace este holandés en La Mancha? es como preguntar ¿qué hace este holandés en Holanda? Es donde tiene que estar, porque también siente como si fuera su hogar.» Aquí tenéis su relato.

El objetivo es vivir distinto pero sitiéndote como en casa con confianza y tranquilidad, sabiendo que estás en el sitio y momento adecuado y viviendo una experiencia gratificante y enriquecedora.