Con internet y la «nueva normalidad» post-Covid19 han encaminado con decisión y acierto el mundo laboral hacia el teletrabajo. Si tú eres de los que ya te defines como nómada digital o freelance, ¡enhorabuena!, por fin tu trabajo no te obliga a vivir en el lugar que la empresa quiere. Ahora tú puedes elegir dónde vivir, ¡eres libre! Y esto significa que también puedes escoger el estilo de vida que más te guste. Pero es probable que tengas muchas dudas: ¿piso o coliving?, ¿dónde?, ¿durante cuánto tiempo?, ¿coliving en un pueblo o en una ciudad?, etc.

En definitiva, no sabes dónde vivir.

Pues, para que puedas dejar de darle vueltas a la cabeza pensando en las posibilidades infinitas que tienes y que encajan contigo, aquí tienes algunos motivos por los que elegir el coliving y el teletrabajo rural. Por algún lado tendrás que empezar y tu nueva vida te está esperando con muchas ganas.

1. Los espacios de los colivings rurales son muy amplios

Esta es una de las ventajas que más valoran las personas que eligen ​ La Casona ​ para trabajar a distancia. Y es que los colivings rurales están construidos sobre terrenos muy grandes lo que hace que hayan muchas zonas comunes diferentes. En concreto nuestro espacio es de 3.000 metros cuadrados y el aforo máximo es de 20 personas. Con esto se consigue el tándem perfecto: compartes y conectas con otras personas a la vez que tu privacidad se respeta.

2. Conoces a gente local

La gente con la que se convive en los colivings es de cualquier parte del mundo. Además, pueden que sean de tu sector y edad o puede que no. Esto hace que la experiencia sea más enriquecedora. Se crean amistades y una red de networking de dónde pueden nacer proyectos muy interesantes. Aun así, algunas personas echan de menos tratar con gente del lugar y no nos extraña ya que al conocer a las personas de la zona sumas un plus cultural a tu experiencia. Y esto se consigue gracias a que vives en un pueblo y a que vives en nuestro coliving donde, a parte de que el trato es muy cercano, si quieres participar en alguna actividad social o cultural con nosotros, estamos encantados.

3. Es más barato vivir en un coliving que en una ciudad

Al menos en el coliving “La Casona del Abuelo Parra” es así, y la verdad es que ¿en qué ciudad puedes vivir en una casa con jardín, piscina, chimenea, sala para trabajar, luz, agua, comida, etc. por 679€ al mes? Dudamos que por el mismo precio puedas optar por una casa con estas comodidades o por un coliving similar en Madrid o en Barcelona.

4. Tú decides dónde trabajar, ¿en el coliving o fuera de él?

Vas a vivir en un pueblo y no vas a perder tiempo para desplazarte dentro de él. Además, nuestro coliving está pensado para que trabajes en el espacio que quieras. ¿Necesitas un lugar con buena iluminación, pizarra, etc.? Lo tenemos. ¿Prefieres trabajar de forma relajada y distendida? Pues tienes el jardín. Pero si te apetece cambiar de ambiente y trabajar en la ​ biblioteca del pueblo, por ejemplo, solo tendrás que andar 5 minutos y ponerte manos a la obra sin pagar ningún extra.

5. Vives con tranquilidad

Si alguna vez has ido de vacaciones a algún lugar perdido, tu cuerpo y tu mente te lo habrán agradecido. Esto le pasa hasta a los más ​ urbanitas. Descansar del ruido y de la contaminación es necesario, por eso, optar por la opción de trabajar a distancia desde una zona rural es una buena decisión. ¿Quien no quiere escuchar a los pájaros, ver por fin el cielo despejado con sus estrellas y pisar el campo?

Pues…Ya sabes por qué sí trabajar online desde un pueblo.

 

Vivir y teletrabajar aquí